Eje Temático: Calificación, habilidades y competencias en los mercados de trabajo

Coordinadores
• Dr. Ludger Pries (COLMEX) ludger.pries@rub.de
• Dr. Alfredo Hualde Alfaro (COLEF) ahualde@colef.mx

En un mercado de trabajo caracterizado por procesos de precariedad extendida, subempleo y fuerte informalidad que se combinan con segmentos de trabajo formal , que están en crecimiento ( e.g. en la industria automotriz) y exigen trabajo calificado o capacitación específica para el trabajo: ¿qué papel juegan las calificaciones, las habilidades y las competencias? La pregunta anterior cobra sentido en la medida en que se postula la idea de que para lograr la competitividad es necesario trabajadores más calificados que desplieguen sus competencias en el puesto de trabajo. Y algo similar se menciona acerca de la mejora en los niveles de vida, en los ingresos, la protección social y las jornadas laborales: uno de los factores para mejorar la situación social de las personas dependería de los grados escolares alcanzados, de las habilidades adquiridas formal e informalmente y de la capacidad de resolver problemas.

En relación con el tema se observa en México una paradoja inquietante: Se dice por un lado que la planta industrial o determinados servicios crean empleos donde no se requiere ninguna especialización definida, donde la mano de obra es intercambiable y fácilmente sustituible. Sin embargo cuando se dan procesos de industrialización, como ha ocurrido recientemente en algunas regiones del país, los empresarios repiten el discurso de que no encuentran trabajadores (profesionales o no) con las calificaciones requeridas. Probablemente ambas afirmaciones son ciertas dada la fragmentación y heterogeneidad de un mercado de trabajo donde coexisten empleos de alta calificación (seguramente los menos) y otros de muy baja calificación (tal vez la mayoría), donde  la actividad económica es diversa según regiones, según actividades económicas o dependiendo del tipo de empresas.

En este panorama complejo surgen otras preguntas: ¿Se reconocen las calificaciones reales personales en los mercados de trabajo? ¿De qué manera se reconocen? ¿Aumentan los ingresos, mejora la estabilidad, se incrementa la protección social? ¿Qué papel juegan los establecimientos educativos? ¿Son importantes los títulos o cobran mayor relevancia otro tipo de conocimientos adquiridos en la práctica, o mediante cursos en línea? En este sentido se pueden formular otro tipo de preguntas: ¿Qué papel están jugando las nuevas tecnologías en la formación y adquisición de competencias de las personas? ¿Cómo son valoradas y reconocidas esas competencias por las empresas? ¿Qué éxito o/y problemas tienen los programas del “Modelo Mexicano de Formación Dual” y de otras iniciativas de formación dual técnica y superior?

La mesa está enfocada a discernir la relación entre las calificaciones y capacidades realmente existentes, su uso real en los sectores productivo y administrativo, y las deficiencias y exigencias del mercado de trabajo que se pueden constatar tanto empíricamente como en los discursos correspondientes. En este sentido podemos preguntarnos: ¿hasta  qué punto en México carecemos de las habilidades y competencias que los mercados de trabajo “demandan”? ¿hasta qué punto los mercados de trabajo realmente valoran y desarrollan la calificación y los conocimientos? El interés de la reflexión abarca tanto a sectores altamente calificados de profesionistas o de trabajo semi-calificado de industrias de punta, como a empleos precarios, empleos informales, empleos atípicos y toda la gama de situaciones laborales que es posible encontrar en el mercado de trabajo mexicano.